Energía solar y eólica serían los actores más importantes entre las fuentes renovables hacia el 2050

Estudio realizado por el Energy Transition Outlook de DNV GL, indica que el mix energético se está descarbonizando rápidamente: “el carbón ha alcanzado su punto máximo, el petróleo alcanzará su punto máximo en 2023 y el gas natural se convertirá en la principal fuente única a partir de 2026. Las energías renovables y los combustibles fósiles se repartirán por igual la oferta para mediados de siglo, mientras que la demanda mundial de energía alcanzará su punto máximo en 2035, lo que conducirá a una remodelación de las inversiones en este campo.

El gasto mundial en energía, como proporción de la producción económica, está destinado a disminuir drásticamente debido a que la demanda mundial de energía disminuirá a partir de 2035, según el Energy Transition Outlook de DNV GL. El cambio históricamente significativo en nuestras necesidades energéticas se debe en gran medida a la rápida electrificación y a su eficiencia.

La reducción de las emisiones de carbono de la combinación de fuentes de energía se reflejará en las tendencias de inversión y el dinero gastado en energías renovables se triplicará para 2050.  Por el contrario, el gasto en combustibles fósiles se reducirá aproximadamente en un tercio.  En general, la tasa de gasto energético se ralentizará hasta tal punto que, a mediados de siglo, como porcentaje del PIB, el mundo gastará un 44% menos que en la actualidad.

La electrificación y la mayor eficiencia de la misma en el proceso de transporte de energía, contribuirá a satisfacer las demandas energéticas de la humanidad, decreciendo ésta a partir de la segunda mitad de la década de 2030.

El gasto mundial en energía, como porcentaje del PIB, descenderá un 44% para 2050.

El mix energético se está descarbonizando rápidamente; el carbón ha alcanzado su punto máximo, el petróleo alcanzará su punto máximo en 2023 y el gas natural se convertirá en la principal fuente única a partir de 2026. Las energías renovables y los combustibles fósiles se repartirán por igual la oferta para mediados de siglo.

La rápida transición que pronosticamos no será lo suficientemente rápida para alcanzar la meta climática del sub-2 ⁰C. La única manera de que el mundo pueda cumplir las ambiciones del Acuerdo de París es mediante una fuerte combinación de varias medidas.

Desde la era industrial, el crecimiento económico y el uso de la energía han ido de la mano, pero esta relación se disociará definitivamente en 2035, cuando la demanda de energía comience a caer y el PIB siga aumentando.

“La atención de las salas de juntas y los gabinetes debe centrarse en la dramática transición de energía que se está desarrollando.  A medida que el dinero y las políticas favorezcan cada vez más el gas y las energías renovables, el sistema energético, que se electrifica rápidamente, generará ganancias de eficiencia que superarán el crecimiento del PIB y de la población.  Esto supondrá que el mundo necesitará menos energía en medio siglo”, dijo Remi Eriksen, Presidente del Grupo y CEO de DNV GL.  “La transición es innegable. El año pasado, se agregaron más gigavatios de energía renovable que los de combustibles fósiles y esto se refleja en dónde están poniendo su dinero los prestamistas”.

Los combustibles fósiles desempeñarán un papel importante, aunque reducido, en nuestro futuro energético, ya que su cuota de la combinación energética pasará de alrededor del 80 % en la actualidad al 50 % a mediados de siglo y la otra mitad procederá de las energías renovables.  El gas natural se convertirá en la fuente más importante en 2026 y cubrirá el 25% de las necesidades energéticas mundiales en 2050.  El petróleo alcanzará su punto máximo en 2023 y el carbón ya lo ha alcanzado.  La energía solar fotovoltaica (16% de la oferta mundial de energía) y la eólica (12%) se convertirán en los actores más importantes entre las fuentes renovables, ya que ambas cubrirán la mayor parte de la nueva demanda de electricidad.

La tendencia a la electrificación ya está afectando a la industria del automóvil.  Para 2027, la mitad de los coches nuevos vendidos en Europa estarán alimentados por baterías y lo mismo ocurrirá cinco años más tarde en China, India y Norteamérica.  Esto contribuirá a una reducción global de la cuota del sector del transporte en la demanda energética mundial, que pasará del 27 % al 20 % en 2050.

La reducción de las necesidades de energía se reflejará en la inversión, y el gasto total descenderá del 5,5% actual al 3,1% del PIB mundial.  Como los combustibles fósiles tendrán una porción más pequeña de un pastel más pequeño, el gasto caerá alrededor de un tercio hasta los 2,1 billones de dólares.  Esto se verá compensado por la triplicación tanto de las energías renovables (2,4 tm USD) como del gasto de la red (1,5 tm USD).  La naturaleza del gasto también se alterará en el caso de los proyectos eólicos y solares, que normalmente requieren una mayor inversión inicial y menos gastos operativos, al contrario de lo que ocurre con el petróleo y el gas.

El planeta se calentará más allá del límite de 2 grados establecido por el Acuerdo de París, aunque la naturaleza asequible de la transición energética significa que hay capital disponible para medidas extraordinarias para reducir aún más las emisiones de carbono.  No existe una solución milagrosa y la eficiencia energética, las energías renovables y la captura y almacenamiento de carbono (CAC) deben intensificarse para combatir el cambio climático.

“Necesitamos capitalizar la asequibilidad de la transición energética y tomar medidas extraordinarias para crear un futuro sostenible.  Tenemos una ventana de oportunidad para aumentar la eficiencia energética, la energía renovable y la captura y almacenamiento de carbono para cumplir con el Acuerdo de París, pero debemos actuar ahora”, dijo Eriksen.

DNV GL ofrece sus servicios tanto a las industrias de energías renovables como a las de petróleo y gas, y el Energy Transition Outlook se ha convertido en una voz imparcial líder en el futuro energético.  En su segundo año, el modelo se ha perfeccionado aún más y ha producido un pronóstico de electrificación más agresivo (45% de la demanda de energía por portador frente al 40%), mientras que la demanda total de energía es ligeramente superior (6%).

Fuente: Reporte Sostenible, 01 de noviembre de 2018

Related Post